TERAPIA EN LÍNEA: COVID-19 ha empujado a las personas a la teleterapia, pero ¿es segura?


El coronavirus ha seguido propagándose por todo el mundo, con más de cuatro millones de casos confirmados. Esta pandemia ha cambiado el mundo, por decir lo menos. La recesión económica ha causado un alto nivel de angustia emocional para muchas personas, niveles que, según advierten los expertos, pueden conducir a una crisis nacional de salud mental.

COVID-19 no solo ha cambiado la forma en que vivimos nuestra vida diaria; también ha cambiado la forma en que las personas buscan terapia: en línea. La pandemia ya le ha robado a muchas personas su sustento, o al menos su sentido de seguridad. Las personas literalmente se sienten atrapadas, lo que está provocando un aumento en varias enfermedades mentales como la ansiedad, la depresión y la adicción a las sustancias.

Para muchas personas que están atrapadas en casa durante este tiempo, la terapia en línea es la única opción si necesitan recibir servicios de salud mental. Incluso los terapeutas y otros profesionales de la salud mental se han cambiado a los servicios de teleterapia, en lugar de reunirse con sus clientes en persona. Esto ha hecho que muchas personas encuentren las ofertas más baratas para la terapia en línea.

Si bien buscar ayuda para su problema de salud mental es lo mejor que puede hacer, es importante tener cuidado cuando se trata de terapias ‘gratuitas’, ya que puede haber riesgos.

La terapia en línea es una forma de tratamiento bastante nueva, a través de la cual las personas obtienen terapia a través de Internet. Esta terapia puede venir en forma de videoconferencias, tableros de mensajes privados, foros, mensajes de texto y/o llamadas telefónicas. La terapia en línea, o teleterapia, es conveniente. Puede recibir apoyo para enfermedades mentales desde la comodidad de su hogar, con solo presionar un botón.

Para ayudar a frenar la propagación de esta pandemia, la teleterapia se ha convertido en la nueva norma. Sin embargo, muchas personas no entienden cómo funciona esta forma de terapia, lo que genera conceptos erróneos y foros en línea que brindan consejos sobre salud mental a cualquiera que esté dispuesto a tomarla.

Estos servicios terapéuticos en línea gratuitos pueden conllevar algunos riesgos. Si bien pueden ser útiles para la asistencia y el apoyo ‘allí mismo y en ese momento’, es posible que el grupo de estos ‘ayudantes’ en línea no ofrezca los mejores servicios para cada individuo.

Servicios gratuitos

Las personas pueden encontrar que su acceso sin restricciones a un terapeuta de repente ya no está disponible, principalmente porque su período de prueba ha terminado. También hay algunas plataformas que ofrecen inscripciones gratuitas, pero requieren un pago antes de poder acceder a un profesional de salud mental con licencia.

Incluso si su ensayo le proporciona una persona con quien hablar, lo más probable es que no reciba asesoramiento sobre salud mental de un profesional. Es posible que su consejero no sea particularmente bueno para ayudarlo con su problema y/o lo más probable es que no sea un terapeuta autorizado en absoluto.

Los terapeutas autorizados brindan servicios dentro de los límites de su competencia. Están capacitados para ayudarlo a abordar y tratar sus problemas, en función de sus necesidades y su competencia. Con las plataformas gratuitas de salud mental, es posible que solo reciba consejos de un paraprofesional o simplemente de otra persona detrás de un teclado.

Preguntas y respuestas y foros de chat


El grupo de opciones cuando busca ‘terapias gratuitas’ incluye foros de preguntas y respuestas, grupos mediados por pares y otros servicios que no se basan en evidencia. Estas plataformas permiten que diferentes personas publiquen sus síntomas y experiencias sin restricciones.

Las personas publican sus propios consejos y preguntas sobre salud mental, además de responder a los de sus compañeros, en cada plataforma. La mayoría de estas salas de chat están disponibles para casi cualquier persona que tenga un correo electrónico, por lo que las respuestas pueden variar desde increíblemente útiles hasta francamente dañinas, y todo lo demás.

Tenga en cuenta que sus necesidades de salud mental son únicas para usted. Compartir el mismo diagnóstico con otra persona no significa que ambos experimenten la enfermedad de la misma manera, y es por eso que se debe contratar a un profesional. Un terapeuta profesional con licencia brindará asistencia sugiriendo prácticas basadas en evidencia que son ÚNICAS para las experiencias y necesidades de un individuo.

Muchos terapeutas son aprendices de por vida que continúan obteniendo múltiples certificaciones a lo largo de sus carreras. Están constantemente aprendiendo y siendo capacitados para ayudar a abordar diferentes necesidades de salud mental. Es por eso que no puede confiar sus necesidades de salud mental a otro extraño detrás de la pantalla de su computadora.

Privacidad y seguridad

La privacidad es un gran problema cuando se trata de terapia en línea gratuita. Muchas veces, no sabes qué o quién te va a tocar. El pensamiento convencional nos dirige a comunicarnos con personas que conocemos y en las que confiamos, pero a menudo nos vemos en la necesidad de hablar con un extraño: alguien imparcial, que no gana ni pierde nada al escuchar lo que queremos decir.

Sin embargo, mientras confía su información personal y sus problemas de salud a un extraño, corre el riesgo de una brecha de seguridad.

Acceder a plataformas que no están reguladas por HIPAA y APA podría aumentar su riesgo de ser pirateado, descargar un virus en su computadora o acceder a archivos electrónicos no seguros y/o estafas de phishing. Muchos foros de salud mental en línea no están regulados ni protegidos, lo que aumenta el riesgo de ser pirateado o estafado.

Los profesionales de la salud mental con licencia están obligados a seguir los códigos y pautas éticos. Deben mantener su información confidencial. Están legalmente obligados a tomar precauciones razonables para asegurarse de que sus datos estén seguros. Si hay algún límite en lo que respecta a las disposiciones de teleterapia, están obligados a hacérselo saber a usted (como paciente), para que pueda tomar medidas para controlar su entorno.

Otros peligros que pueden surgir con los servicios de asesoramiento gratuitos incluyen:

  • Ser perjudicado por consejos inapropiados.
  • Ser abandonado por su consejero (cuando termine su juicio).
  • Conseguir terapeutas aficionados que no pueden ayudar, lo que puede hacer que te sientas peor que antes.
  • Perder de vista la razón que lo llevó a buscar asesoramiento en primer lugar (por ejemplo, podría verse envuelto en problemas no relacionados planteados dentro de los grupos de chat).

La terapia en línea es conveniente y una excelente opción cuando tiene garantizado el acceso a un profesional de salud mental con licencia. Sus necesidades de salud mental son importantes y deben tomarse en serio.

Si está experimentando una crisis de salud mental y vive en los Estados Unidos, comuníquese con su línea directa local de salud mental para obtener ayuda. Si estás en Canadá, consulta esta lista de recursos para saber a dónde llamar. Para las personas en otros países que necesitan ayuda, una búsqueda en Google de «línea de ayuda de salud mental» arrojará resultados.