EL USO MEDICINAL DE LA MARIHUANA: 10 problemas de salud que podrían beneficiarse de su uso


El uso medicinal de la marihuana se remonta a la antigüedad, ya que se convirtió en medicina y se utilizó para tratar una serie de dolencias.

Si bien el uso de la marihuana puede tener algunos efectos adversos potenciales para la salud, también existen muchos problemas de salud que pueden beneficiarse enormemente del uso de la marihuana.

GLAUCOMA

El glaucoma es una enfermedad que surge de la presión que se ejerce sobre el nervio óptico. Puede causar pérdida grave de la visión, incluso ceguera. El método de tratamiento para el glaucoma es liberar esta presión para detener el daño que se inflige al nervio óptico.

Aquí es donde entra la marihuana como una opción de tratamiento muy efectiva para el glaucoma. La marihuana reduce la presión en el ojo, reduciendo el daño al nervio óptico.

EPILEPSIA

Hasta un tercio de los pacientes con epilepsia no obtienen alivio con los medicamentos recetados para la epilepsia. La evidencia anecdótica muestra que el aceite de cannabis podría ayudar a muchas de las personas que sufren ataques epilépticos. Existe evidencia clínica que demuestra que el CBD puede ayudar con epilepsias específicas, como el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Driver.

Se espera que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. otorgue la licencia para el CBD, con el fin de tratar estos trastornos epilépticos.

CÁNCER

Los estudios han demostrado que el cannabis puede matar algunos tipos de células cancerosas. Si bien es importante tener en cuenta que esto no significa que el cannabis cura todos los tipos de cáncer, se ha demostrado que genera actividad contra algunos tipos de cáncer. Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud demuestra que se ha demostrado que el cannabis mata las células cancerosas.

Si bien es importante hacer la distinción entre generar actividad contra las células cancerosas y curar el cáncer, esto es un testimonio en sí mismo de los poderes curativos de la marihuana.

TEPT

El tratamiento tradicional para el TEPT implica el uso de ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), que ayudan a elevar los niveles de serotonina en el cerebro. Los ISRS a menudo son ineficaces y pueden tener efectos secundarios peligrosos. No sorprende que las personas busquen terapias alternativas para el PTSD.

Usar marihuana para mitigar los síntomas del PTSD puede ayudar a reducir la ansiedad, principalmente debido al CBD. Este desenredo de la ansiedad ayuda a sanar a los que sufren de PTSD, y el cannabis también puede detener las pesadillas y aliviar el insomnio.

PROBLEMAS DE APETITO

El ‘munchies’ es un fenómeno de la marihuana muy conocido. Afortunadamente, la característica de la marihuana de hacer que sus usuarios quieran comer todo lo que tengan a la vista es en realidad un mecanismo que se puede usar en personas que requieren un apetito aumentado y estimulado, como aquellos con anorexia o SIDA, así como pacientes con cáncer.

DOLOR CRÓNICO

Una de las razones más comunes por las que los médicos recetan marihuana es para aliviar el dolor crónico.

Aunque las propiedades analgésicas de la hierba no se conocen bien, los estudios han demostrado que la marihuana aumenta el umbral del dolor del paciente. Se cree que las propiedades analgésicas de la marihuana pueden ser impulsadas por un componente afectivo, más que sensorial.

ALZHEIMER

Se cree que la inflamación cerebral es un factor importante que contribuye a la enfermedad de Alzheimer. Tanto el THC como el CBD tienen potentes propiedades antiinflamatorias.

Los medicamentos antiinflamatorios como los AINE y el ibuprofeno pueden dañar el hígado y los riñones, por lo que las alternativas adecuadas son muy valiosas. El CBD tiene efectos secundarios muy limitados, y numerosos estudios muestran que el CBD impide la capacidad de las placas Aß que inducen la inflamación.

El CBD también protege las células cerebrales al reducir la activación de la microglía.

ENFERMEDAD DE CROHN

La enfermedad de Crohn es una enfermedad caracterizada por la inflamación del intestino delgado. Puede ser una enfermedad debilitante que causa dolor físico y emocional severo, vómitos, diarrea, pérdida de peso y más.

Un pequeño estudio, que probó el uso de CBD en 11 pacientes con enfermedad de Crohn, vio beneficios significativos en 10 de los 11 pacientes.

ANSIEDAD

Si bien el THC en realidad puede aumentar la ansiedad en algunas personas, el aceite de CBD puede ayudar a las personas con ansiedad y equiparlas mejor para lidiar con el flujo constante de pensamientos preocupantes.

Los estudios han demostrado que el cannabidiol no solo puede reducir la ansiedad, sino que también puede ayudar a reducir los síntomas relacionados con una amplia gama de condiciones fisiológicas.

El cuerpo humano tiene un sistema incorporado diseñado para procesar cannabinoides; se llama sistema endocannabinoide, que juega un papel importante en la capacidad del cuerpo para mantener un equilibrio interno saludable. El CBD puede ayudar a regular el estado de ánimo, el sueño e incluso el apetito, por lo que tiene un efecto de transmisión en lo que respecta a los niveles de ansiedad.

ARTRITIS

La artritis se caracteriza por la inflamación de las articulaciones y es más común de lo que piensas. Alrededor del 23 por ciento de los adultos estadounidenses tienen artritis. Los síntomas incluyen rigidez, hinchazón alrededor de las articulaciones, fatiga y sueño inquieto. Los cannabinoides son potentes agentes antiinflamatorios; pueden reducir la inflamación hasta 20 veces más eficazmente que la aspirina.

El cannabidiol (CBD) y el cariofileno son los dos cannabinoides, en particular, que han estado en el punto de mira de la investigación. Ambos funcionan activando los receptores CB2 del sistema endocannabinoide. Los receptores CB2 se encuentran en todo el cuerpo y ayudan a regular la inflamación.